TEA

Desde el 2011 desarrollamos junto a ARPA AUTISMO RIOJA intervenciones asistidas con nuestros perros.
Desarrollamos Terapias, Actividades, Ocio y Deporte en los que los perros se convierte en fiel aliados de nuestras estrellitas.

Manuel y Frida una de las primeras historias de amor de ARPA y DH

“Ya son muchos años los que ARPA lleva trabajando con  Dejando Huella y en todo esto tiempo, hemos podido observar y validar los beneficios que la Intervención Asistida por Perros ofrece a nuestros chicos y chicas con TEA.

En ocasiones, el mundo para estos chicos y chicas se torna un sitio inseguro, lleno de complejidades, de sutilezas, de ruidos, de códigos indescifrables. El establecer contacto con un ser vivo que no entiende de esos códigos y que se ofrece a sí mismo de una manera tan pura, esencial e incondicional hace que vincularse con él se convierta en algo sencillo y altamente enriquecedor para ellos.

El animal así se convierte en un fin en sí mismo. Pero también es un medio para alcanzar otras muchas metas, entre ellas:

–          Aumento de niveles de atención y concentración.

–          Mejora de habilidades sociales.

–          Refuerzo del manejo del lenguaje verbal y no verbal.

–          Refuerzo de habilidades de cuidado y responsabilidad.

–          Participación en dinámicas grupales que dan la oportunidad de aprender a esperar, a respetar turnos, normas y visiones distintas, a gestionar conflictos, a alcanzar estrategias de trabajo en equipo (negociación, cooperación, etc.).

–          Aprendizajes basados en centros de interés.

–          Desensibilización de fobias a los perros y corrección de comportamientos inadecuados con los perros.

–          Manejo de obsesiones.

–          Fomento del deporte y del ejercicio físico como fuente de bienestar y de descarga de tensiones.

–          Flexibilización de rigidices.

–          Mejora de coordinación, postura corporal y psicomotricidad gruesa y fina.

–          Tolerancia a la frustración y búsqueda de estrategias propias para manejarla.

–          Refuerzo de la autoestima.

–          Fomento de la empatía y la capacidad de ponerse en el lugar de otros, sean perros o compañeros.

Dibujo realizado por una de nuestras “estrellas”

Así que con todo esto, sólo nos queda agradecer a Frida, Tirma, Coco, Lunita y sus amigos perrunos, y a las personas que los acompañan (Ana, Teresa, Jorge) el trabajo que hacen y esperar que sigamos muchos más años trabajando juntos y enriqueciéndonos los unos de los otros”.

 

Nora Arana Pérez (Psicóloga y Coordinadora de ARPA)