Siempre agradecido

Siéntete agradecido por tu presente. Suena a tópico un Carpe Diem gritado a los cuatro vientos. Para a vivir lo que estás viviendo y sintiendo y llegará la paz.

Llegará una paz en una casa llena de juguetes que pitan, la paz al ver a tu perro lleno de barro (el acordase de su familia a la hora de meterlo  en casa es otra sensación)  , en la risa incontrolada cuando tu perro es más listo que el listo del parque. La paz más absoluta en la mirada de que tu perro mayor que te agradece cada minuto infinito y sin prisas que pasas con él.

 

No se permite realizar comentarios.